Recuperar activos ocultos en el extranjero: Nuevo nicho para abogados


Las estrategias combinan legislaciones de distintos países.

By Antonio Collados

El peruano Vladimiro Montecinos, el chileno Alberto Chang y el matrimo‐ nio filipino de Imelda y Ferdinando Marcos tienen algo en común: oculta‐ ron en el extranjero los bienes que obtuvieron mediante fraudes. Si bien la recuperación transnacional de activos es un área de práctica legal muy extendida en el mundo, es muy poco conocida en Chile.

Se trata de un área de derecho relativamente nueva, en donde se requiere trabajar en equipo no solamente de abogados de distintos países, sino también con investigadores y con contadores forenses, según explica Guillermo Jorge, jurista argentino que participó el viernes pasado en un almuerzo organizado por el Estudio Rivadeneira Colombara Zegers, al cual asistieron algunos profesionales chilenos y varios expertos internacionales. Esta oficina se está integrando a una red internacional de estudios que se dedica a estos temas y que están agrupadas en Fraud Net, donde hay abogados de Estados Unidos, Argentina, Suiza y Reino Unido.

La especialidad también se aplica a casos de divorcios de personas de alto patrimonio en que uno de los cónyuges tiene parte de sus bienes fuera de su país, como fue el caso del ex futbolista y actual entrenador del Atlético Madrid, Diego Simeone, cuya bien asesorada ex esposa obtuvo 20 millones de euros como producto de estas pesquisas.

En el seminario del viernes, el abogado estadounidense Edward Davis Jr. destacó el sigilo como uno de los aspectos más relevantes de estas gestiones. “Esto es como cuando un tigre sale a cazar, se mueve con mucha tranquilidad, se toma su tiempo, es silencioso, pero no es lento”, dijo.

Davis asegura que todo se hace de una manera diseñada para que no alerte a la persona que está escondiendo el activo, porque el dinero puede moverse de un día para otro.

“Hay que ser un tigre inteligente y ágil”, agrega Jorge, su colega argentino, quien destaca que algo que les da mucha agilidad a los equipos de abogados privados son los recursos. Explica que un fiscal debe ceñirse a procedimientos lentos y formalidades para pedir cooperación internacional, lo que contrasta con las redes de abogados privados conectados en grupos de whatsapp, con bases de datos a las que acceden simultáneamente.

Una “Interpol privada”

De acuerdo a la descripción que realizan, estos equipos trabajan como “una suerte de Interpol privada”, ya que pueden reaccionar rápidamente y actuar de manera simultánea en todos los países que sea necesario, según comenta Ciro Colombara, socio del estudio chileno, quien explica que la globalización hace que los conflictos jurídicos también sean globales.

“Casi todos los casos relevantes tienen una arista internacional y en el caso de los temas económicos es muy habitual que los activos económicos estén en otros países, especialmente en paraísos fiscales”, añade.

Esto hace que el conocimiento idiosincrático de las distintas jurisdicciones donde tendrán lugar las pesquisas sea una clave fundamental de su éxito. “Si le pides a un juez de un país ‘A’ que le pida algo a un juez del país ‘B’, se lo tienes que pedir en un lenguaje tal que él lo lea como algo muy parecido a lo que hace todos los días, hay que saber cómo hacer coincidir los sistemas, qué palabras claves incluir”, dice Arnie Lacayo, otro experto de Estados Unidos que participó en el seminario.

Tanto Lacayo como Davis Jr. trabajan actualmente en el caso Stanford, un fraude de más de US$5 mil millones, sólo superado en magnitud por el caso Madoff, en que la defraudación alcanzó los US$50 mil millones.

Los especialistas explicaron que la clave en estos casos es la capacidad de seguir el flujo del dinero para entender cómo se hizo el fraude, dónde están los activos y así definir la forma de recuperarlos.

Para leer el artículo completo, oprime aquí.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *